Búsqueda personalizada
Pon la palabra que quieres buscar, y dale enter. Aparecera en segundos lo que quieres.

whatsapp, frases, wasap, wazap, estados whatsapp

Enlaces patrocinados

viernes, 14 de diciembre de 2007

Frases de Charles Baudelaire



Citas y frases célebres de Charles Baudelaire



La irregularidad, es decir, lo inesperado, la sorpresa o el estupor son elementos esenciales y característicos de la belleza.


El libro que no se dirija a la mayoría (en número e inteligencia) es un libro tonto.


¡Ay los vicios humanos! Son ellos los que contienen la prueba de nuestro amor por el infinito


La vida es un hospital donde cada enfermo está poseído por el deseo de cambiar de cama.


Quien no sabe poblar su soledad, tampoco sabe estar sólo entre una multitud atareada.


Dios es el único ser que para reinar no tuvo ni siquiera necesidad de existir.


En qué puede perjudicarle a una mujer su necedad?


Lo irritante del amor es que se trata de un crimen que requiere un cómplice.


Las mujeres escriben, escriben con una rapidez desbordante; su corazón charla sin cesar. No conocen generalmente ni el arte, ni la medida, ni la lógica; su estilo se arrastra y ondea como sus vestidos.


El amor es un crimen que no puede realizarse sin cómplice.


En un acto social, cada uno disfruta de los demás.


Para trabajar basta estar convencido de una cosa: de que trabajar es menos aburrido que divertirse.


Todo el universo visible es un vivero de imágenes y símbolos a los que la imaginación da un puesto y un valor relativos.


No se puede olvidar el tiempo más que sirviéndose de él.


La inspiración es el trabajo.


Hay que ser sublime sin interrupción: el dandy debe vivir y morir ante el espejo.


No hay más que dos medios para librarse de la pesadilla del paso implacable del tiempo: el placer y el trabajo. El placer agota y el trabajo fortifica.


El odio es un borracho al fondo de una taberna, que constantemente renueva su sed con la bebida.


La música excava el cielo.


Habría que añadir dos derechos a la lista de derechos del hombre: el derecho al desorden y el derecho a marcharse.


Para conocer la dicha hay que tener el valor de tragársela.


La vida es un hospital donde cada enfermo está poseído por el deseo de cambiar de cama.


No puedo comprender que una mano pura pueda tocar un periódico sin estremecerse de disgusto.


Lo bello es siempre raro. Lo que no es ligeramente deforme presenta un aspecto inservible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.