Búsqueda personalizada
Pon la palabra que quieres buscar, y dale enter. Aparecera en segundos lo que quieres.

whatsapp, frases, wasap, wazap, estados whatsapp

Enlaces patrocinados

lunes, 17 de diciembre de 2007

Frases de Santiago Ramon y Cajal




Citas y frases célebres de Santiago Ramón y Cajal


Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia.


No tienes enemigos? Es que jamás dijiste la verdad o jamás amaste la justicia?


A los amigos, como a los dientes, los vamos perdiendo con los años, no siempre sin dolor.


Hay pocos lazos de amistad tan fuertes que no puedan ser cortados por cabello de mujer.


Los atletas, los bravos y espadachines me recuerdan al león, animal fortísimo y arrojado, pero tan poco industrioso que no sabe construirse un nido como el ave, ni una madriguera como el conejo.


El cerebro humano es como una máquina de acuñar moneda. Si echas en ella metal impuro, obtendrás escoria; si echas oro, obtendrás monedas de ley.


La hermosura es una carta de recomendación escrita por Dios


Una severa autocrítica constituye el más precioso don del pensador. ¡Nada de embriagarse con el propio vino, sea bueno o malo!


Los grandes parlanchines suelen ser espíritus refinadamente egoístas que no hablan para estrechar lazos sentimentales, sino para hacerse admirar y aplaudir.


Muchos escritores son comparables a las olas impetuosas que rompen en la playa: tienen mucha espuma y poco fondo.


En el mundo todos vamos de caza en un coto que tiene menos caza que cazadores. Y cada pieza cobrada representa para los demás una esperanza desvanecida.


Como la vela al arder, el entendimiento humano alumbra, quemándose, consumiéndose y derramando lágrimas.


Lo más difícil de llegar a ser sabio son los detalles. Hay que aprender a ser distraído, olvidar el sombrero, salir con paraguas los días de sol, mojar la pluma en el frasco de la goma... Esto es lo verdaderamente difícil, porque no se puede estar en tod


La gloria es como la mujer codiciada; la perseguimos si nos desprecia, la desdeñamos si nos prefiere.


La verdad es un ácido corrosivo que salpica casi siempre al que la maneja.


Al carro de la cultura española le falta la rueda de la ciencia.


Sólo el médico y el dramaturgo gozan del raro privilegio de cobrar las desazones que nos dan.


O se tienen muchas ideas y pocos amigos, o muchos amigos y pocas ideas.


Lo más triste de la vejez es carecer de mañana.


Sólo la alegría es garantía de salud y longevidad.


Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro.


En cuanto el alma pierde la aureola juvenil, los generosos torneos por el aplauso son sustituidos por las egoístas competencias por el dinero.


En la vida del enamorado, los prudentes consejos del viejo suenan como la voz atiplada de un eunuco que disertara sobre las excelencias del celibato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.